Cómo ayudar a un alcohólico

Ayuda a un ser querido a dejar de Beber y recuperar vuestra vida

imagen ayuda-a-tu-pareja

Programa de ayuda específica y personalizada

Trabajamos con Centros de Alcoholismo de toda España, dinos tu código postal y tus datos y un terapeuta profesional del centro más cercano se pondrá en contacto contigo lo más rápido posible.

Cómo ayudar a un alcohólico

El alcoholismo es una enfermedad. Cuando un miembro de la familia es alcohólico, como cualquier otra enfermedad, afecta a toda la familia.  A esto se añade la naturaleza conflictiva de los síntomas de este  trastorno. A continuación vamos a ver cómo podemos ayudar en casa cuando existe la convivencia con un adicto al alcohol.

1 – Informarnos y conocer la enfermedad que tiene nuestro familiar


Las relaciones empeoran progresivamente. La sintomatología del alcoholismo cambia la vida de las personas que conviven con el paciente. No es fácil vivir con una persona que está inestable, que prioriza su consumo por encima de las relaciones familiares, de sus responsabilidades.

Informarnos para conocer los síntomas que el alcoholismo te facilitará mucho la convivencia.  

Un alcohólico deja de ejercer el rol que tiene en la familia y se va convirtiendo en una especie de desconocido del que cada vez es más necesario alejarse.

Conocer cómo le afecta su enfermedad es importante para poder llevarlos como tal, como síntomas de una enfermedad. Informarnos sobre el alcoholismo y sus múltiples factores y caras, hará que veamos a nuestro familiar como lo que es, un enfermo que está además sufriendo aunque en muchos casos no sea obvio.

 

2 – Aplicar unas medidas prácticas en el día a día


Para facilitarnos la convivencia y para protegernos, hay una serie de medidas prácticas que podemos aplicar.

  1. No intentes hablar con él cuando esté intoxicado
  2. Ya esté o no en tratamiento, lo mejor es que en casa no haya nada de alcohol.
  3. Evitar hacer brindis, celebrar eventos o hablar de fiestas o consumo en su presencia. 
  4. No le controles, ya que no depende de ti. No le preguntes si ha consumido o de donde viene.
  5. Intenta no entrar en discusiones. 
  6. Necesita un tiempo para su proceso de cambio, salir por ahí no es bueno para su recuperación.
  7. Sé positivo y reconoce sus esfuerzos si ha empezado un tratamiento

Si está en tratamiento y los miembros de la familia colaboran, será más fácil la recuperación del paciente y que la normalidad vuelva antes a la familia.

 

3 – Pide ayuda profesional.  No te olvides de ti


Cuando alguien vive con un alcohólico, con el tiempo no se da cuenta de cómo le va cambiando la forma de comportarse  y empieza a minimizar situaciones graves. La convivencia hace que se pierda la perspectiva. Afecta profundamente a las personas más allegadas.

Esta enfermedad va minando los recursos afectivos y emocionales del entorno.

Lo mejor es ir a un centro de tratamiento de adicciones. Este tipo de centros también tienen grupos de ayuda para familiares, parejas e incluso amigos a los que puedes asistir. Hablar con personas que están pasando por los mismo te va a ayudar mucho y funcionan muy bien con este tipo de enfermedad.

Cuídate y haz tu vida.

 

4 – Habla del tema con naturalidad en casa.


Hay que afrontar la situación porque no sólo no va a irse por si sola sino que lo normal es que empeore, porque es una enfermedad progresiva. Hacerle saber que está enfermo y que vais a afrontar el problema juntos,  que es la manera de que todo vaya mejor en casa.