Qué es el alcoholismo

Para saber si tienes una adicción al alcohol, acude a un especialista o a tu médico de cabecera para que te saquen de dudas. Es necesario que te diagnostiquen si la tienes y en qué fase estás. Esta enfermedad sólo puede ir a peor.

Qué es el Alcoholismo

El alcoholismo se clasifica como un trastorno por consumo en el manual de enfermedades que equivale a una adicción, una dependencia física y psíquica. Es por ello que se clasifica como una enfermedad.

El alcohol es una droga socialmente aceptada por lo que es muy difícil averiguar cuando se empieza a sufrir la enfermedad. Puede desarrollarse durante años sin mostrarse. De hecho, la mayoría empieza a beber muy joven y es a lo largo del tiempo cuando se manifiestan los síntomas de la adicción al alcohol. Además hay muchos alcohólicos que no son diagnosticados y que lo pueden arrastrar durante años e incluso llegar a morir antes de otras enfermedades relacionadas o de accidentes.

¿Por qué el alcoholismo es una enfermedad?

Para entender que sea clasificada como una enfermedad hay que entender el término de adicción para la OMS. 

La OMS define la adicción como una enfermedad física y psicoemocional que genera una dependencia a la sustancia.

 

Por lo tanto, si se genera una dependencia física y psíquica producida por un trastorno por consumo excesivo del alcohol, se considera que es una adicción. Si es una adicción podemos clasificarla como enfermedad según el criterio de la OMS.

 

La OMS define la adicción como una enfermedad física y psicoemocional que genera una dependencia a la sustancia.  

Es una enfermedad emocional


La inestabilidad emocional es una de sus consecuencias.  Si encima se recurre al alcohol para compensar depresiones, ansiedad, irritabilidad., etc.. se entra en un espiral complicado. La causa  y la consecuencia se mezclan.

Es una enfermedad crónica


No tiene cura. No se puede volver a consumir la sustancia. Hay que aprender a vivir con ella. Se debe  renunciar al consumo de alcohol.

Es progresiva


Hay varias fases. Cada vez va a más y el estadio último de esta enfermedad puede ser la locura y la muerte. Aunque es  más frecuente un consumo abusivo que la adicción.

Es progresiva porque al principio los consumos de abuso pueden ser esporádicos. Sin embargo, los tiempos se irán acortando cada vez más. El hábito de ir a beber está aprehendido en el cerebro, pero aunque tenga la necesidad de consumir, puede esperar.  Aún respeta los tiempos y por eso hay una falsa sensación de control. Llegará el momento en que el síndrome de abstinencia no respete ni las horas de sueño y que habrá que levantarse para beber.

Más que el tipo de consumidor, lo que tienen en común es que realizan un consumo problemático. Los episodios de abuso están integrados en nuestra sociedad y se banalizan. No se les da la importancia que tienen. Las borracheras y hasta las crisis agudas como los comas etílicos son parte de la normalidad de los fines de semana.

Cuándo el alcoholismo es una adicción

La adicción al alcohol se desarrolla por el consumo de alcohol en grandes cantidades. Las personas que beben mucho terminan desarrollando un trastorno por dependencia.

Hay diferentes tipos de alcohólico según el patrón, el hábito de consumo. Se podrían resumir en unos pocos:

Bebedor habitual

Tenerlo incluido entre los hábitos frecuentes es un consumo de abuso.

Bebedor Social

Si eres un bebedor social o de fines de semana estás realizando un abuso claro del etanol.

Bebedor Ocasional

Pero de grandes consecuencias. A lo mejor no bebes todos  los días, pero cuando bebes realmente es mucho y te transformas.

Bebedor Cíclico

Personas que, conscientes de su abuso, se esfuerzan durante meses en no beber para luego dar rienda suelta a su adicción durante un número igual de meses. 

Adictos a la bebida

Si tus consumos son a solas o a escondidas, estás en una fase avanzada.

Más que el tipo de consumidor, lo que tienen en común es que realizan un consumo problemático. Los episodios de abuso están integrados en nuestra sociedad y se banalizan. No se les da la importancia que tienen. Las borracheras y hasta las crisis agudas como los comas etílicos son parte de la normalidad de los fines de semana.

supera-el-alcoholismo

Causas que influyen en el desarrollo del alcoholismo

1. Factores psicológicos – Cambios cerebrales


Es una enfermedad que ataca al sistema nervioso central provocando anomalías y cambios cerebrales. Estos cambios hacen que el cerebro necesite la sustancia.

Los alcohólicos no beben porque les guste sino porque lo necesitan, que es diferente. Esa necesidad de consumir es la naturaleza de la enfermedad.

Sin embargo, empezaron tomando probablemente como todo el mundo, porque les gustaba. Pero ahora, la necesidad de beber es lo que está tras los consumosCreen que lo hacen porque les hace felices, pero es la causa de lo que les hace infelices. A nadie le gusta acabar  alcoholizado. Lo que pasa que la adicción es un comportamiento que se repite en el tiempo y esa habitualidad es lo que la desarrolla. Dejar de recurrir a ello como bastón es complicado. Si discutes con alguien vas a beber, que si pierde tu equipo vas a tomar, que si el jefe no te paga, vas a beber o que si tienes una alegría muy grande lo vas a celebrar tomando.

 

2. Factores ambientales


Vivimos en una sociedad que utiliza el alcohol como sustancia para todo. Puede ser utilizada para celebraciones al igual que se utiliza cuando las cosas no van bien. Los factores ambientales incluyen el desarrollo económico, la cultura y la disponibilidad de alcohol, así como la globalidad y los niveles de aplicación y cumplimiento de las políticas pertinentes.

 

3. Factores genéticos


Está claro que los factores sociales y psicológicos contribuyen a desarrollar la enfermedad, pero los factores genéticos tienen un peso importante. Hay diversos estudios que demuestran que existen diversos aspectos relacionados con el papel de los factores genéticos en la vulnerabilidad a las drogodependencias.

 

Si bien no existe un único factor de riesgo dominante, cuanto más factores vulnerables converjan en una persona, más probable será que esa persona desarrolle problemas relacionados con el alcohol como consecuencia del consumo de alcohol.

Las características más significativas del alcoholismo

1. Genera cambios en la conducta y trastornos


Esto quiere decir que se da un patrón enfermizo de comportamiento  por consumir. Hay un deseo compulsivo de consumir ignorando los riesgos del consumo de abuso y a pesar de las complicaciones que está provocando. 

 

2. Negación – Autoengaño


Es  una enfermedad que se caracteriza porque el afectado la niega, aun cuando es evidente para el mismo. El alcohólico se ha diseñado la vida, el día a día en torno a su consumo: sus hábitos, sus aficiones, los amigos que tiene, los que ha perdido por el camino. Toda su vida la ha ido conformando alrededor de su consumo, y es el que la marca. Darse cuenta de esto sin ayuda es muy difícil.

Cuanto más tardes, más difícil será dejarlo. No es cierto que puedas dejarlo cuando quieras, por mucho que te lo repitas:

  • Llevas tanto tiempo diciéndote esas cosas, que es muy difícil hacerte cambiar de opinión.  
  • Llevas tanto tiempo con el hábito de consumir, que no puedes creer que se puede vivir de otra manera. Te da terror ser consciente de ello. Ese es el miedo que tu cerebro tiene a dejar de consumir porque entiende que su supervivencia depende de ello.

 

3. Es recidivante, con tendencia a la recaída


Por esto necesita de un tratamiento de larga duración. Por la propia dinámica del desarrollo de la enfermedad, se necesita de la etapa de deshabituación y otras fases, además de la desintoxicación.  

 

4. Afecta a todo el entorno del paciente


Va a afectar a toda tu familia y amigos.  Cuando entra en una casa, todo se desestructura. Igual que el entorno afecta en el desarrollo de la enfermedad, también se ve afectado por la misma. Es necesario un estudio de la conducta y social de cada individuo.  Está detrás de muchos conflictos, de violencia doméstica, ausencias laborales, accidentes, suicidios, etc.

 

5. Provoca otras enfermedades de igual gravedad


El etanol es tóxico y el consumo de alcohol está asociado a una gran cantidad enfermedades ya que afecta a todo el organismo.  Algunas de ellas mortales.

Cuándo debes consultar a un especialista

Si beber te está causando problemas graves en tu vida habla con tu médico o con un especialista. Si tu familia lo ha notado pero tu no puedes darte cuenta ya que lo disfrazas de excusas, habla con tu médico o un especialista. Las excusas que te dices son engaños que te impiden darte cuenta de que realmente tienes un problema y un problema grave.

Si estás en un estado más avanzado y sí que lo sabes, pero no puedes darte cuenta tampoco porque prefieres pensar que puedes controlarlo, que lo vas a dejar cuando quieras, consulta con tu médico o con un especialista.

Escucha a tus familiares, amigos cuando te digan que tienes un problema con el alcohol. Reflexiona sobre la posibilidad de hablar con alguien que haya tenido este problema y se haya recuperado.

Si tu ser querido necesita ayuda

Cuando un miembro de la familia sufre esta enfermedad, como cualquier otra enfermedad, afecta a toda la familia. Convivir con un paciente con esta enfermedad no es fácil ya que muchos de ellos no reconocen el problema. La intervención por parte de los familiares puede ayudar a algunos a aceptar que necesitan ayuda profesional.

Si te preocupa que un ser querido que bebe en exceso, pide ayuda a un profesional con experiencia en el tratamiento de la enfermedad.

solicita consulta ahora
¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes